Una pérdida de tiempo

March 22, 2020

 

es domingo, y qué más da? Podría ser lunes, o jueves, todo se tornó de un mismo color desde que el confinamiento nos reclutó en nuestras casa.

 

Podría ser una casualidad, quizás una señal, sea como fuera, esta mañana cayó en mis manos un libro de Ryszard Kapuscinski, sin duda uno de los reporteros que con más fidelidad ha descrito los distintos rincones de este espacio geográfico llamado África. Para enfatizar el momento y dar plena harmonía al conjunto, escojo entre mis cd’s dos joyas casi olvidadas, Richard Bona y Ismael Lö.

 

Las reflexiones se asoman más y más a lo transcendente y de repente demasiadas casualidades juntas me hacen pensar que sin duda, estoy en un proceso de comprensión. Esa es para mi sin duda una de las mayores cualidades de este reportero, extraer la esencia y hacerla entendible. Luego ya forma parte del proceso de cada uno, ser o no capaz de darle forma propia e incluso extraer alguna que otra conclusión que puede ser más o menos necesaria incluso útil para el pasivo lector.

 

La descripción del tiempo ha sido lo que más me llamó la atención. Del tiempo entendido como variable física, si si, esa que acompaña nuestra existencia, en un camino paralelo siempre al nuestro, perfectamente alineado con cada paso, con cada latido de nuestro corazón. Da sentido a nuestro orden mental y, cada uno de nuestros actos tiene esa porción de tiempo asignada que lo ordena para siempre más en una linea sequencial que según algunos es infinita e infinita permanecerá. Y así, atados a esa linea, nos movemos unidireccionalmente desde el principio hasta el final de nuestra existencia. Nuestro mundo sin ese orden no es concebido.

 

En los países en los que el tiempo no es un bien tan valioso, este pierde esa propiedad que en principio parece incuestionable. Un ejemplo del valor del tiempo es la típica espera en un autobús en países que tienen la escala de tiempo distinta a la nuestra. Entras, te sientas, y entonces preguntas: a qué hora sale el autobús? de repente las miradas de tu entorno muestran ese punto de incredulidad e incomprensión? cuando esté lleno? parece obvio. El tiempo va ligado pues a acontecimientos que de no suceder, hace que este quede parado. Y justo ahí, yace el núcleo del mensaje. El tiempo en África, o países de otros continentes, que no están sometidos al sistema capitalista como el nuestro, el tiempo transcurre solo mientras el ser humano esta inmiscuido en alguna tarea, si no existe esa tarea el tiempo no pasa. Y qué ocurre durante los momentos de espera, de transición entre acción y acción? el ser, entra en un estado de abstracción y introspección, de latencia, modo off. Lo que pasa dentro de cada ser, es algo íntimo.

 

Es justamente esa descripción la que establece una conexión con nuestro modo actual. Nuestro sistema está parado, estamos inmiscuidos en, no solo una crisis sanitaria sin precedentes desde la epidemia de gripe de principio de siglo XX, sino en un parón de nuestros valores más intrínsecos, los pilares que sustentas nuestro desarrollo están siendo puestos a prueba y las consecuencias que esto pueda acarrear solo las sabremos después de que todo esto haya pasado. Mientras, permitámonos este estado de introspección, descubramos el silencio y que el tiempo no tiene tanto valor como le habíamos dado. Ahora no es el tiempo la variable que rige nuestro existir, una nueva dimensión nos invade y debemos entregarnos a ella. Olvidémonos de esa linea que nos acompaña y pensemos de manera distinta. Ya no hay hoy ni mañana, es ahora y la permanencia en el momento es el valor más preciado. Esta sensación puede sernos de gran ayuda y sin duda echaremos mano de ella durante los próximos años en más de una ocasión. Aprovechemos para ordenarnos, para dejar fluir los buenos pensamientos y embriagarnos con ellos.

 

Los valores que nos sustentas son totalmente artificiales, acerquémonos a los valores ancestrales que permanecen en nuestro yo y conectemos con la esencia que habita en nuestro interior. Esos valores son propios de civilizaciones donde el tiempo tiene ese valor relativo en lugar de un valor lineal y sequencial. Budismo, tribalismo, espacios donde el tiempo se enciende y se apaga y donde hay cabida para este estado que nuestra sociedad considera precisamente eso, una pérdida de tiempo.

 

 

Please reload

Recent Posts

September 7, 2019

August 26, 2019

Please reload

Archive

Please reload

Tags

Please reload

 

FOLLOW

  • Instagram Social Icon

CONTACT

ADDRESS

cal ralet, casserres, barcelona

©2017 BY MBYBIKE. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM