En busca del Mar Muerto...

April 16, 2018

Nos despertamos pronto, preparamos las bicicletas nuevamente y nos dirigimos a la estación donde debíamos coger el autobús que nos llevaría hasta Beer Sheva, la ciudad más importante del sur de Israel, cruce de caminos.

 

Entramos las bicicletas en el bus y de nuevo nos invadió el sueño, que aposentó nuestros recuerdos de Jerusalem en lo más hondo de nuestro corazón. Recordamos las calles repletas, las campanadas cristianas que se confundían con los cantos musulmanes, los Rabinos paseando por las calles y plazas del barrio Judío, el modesto pero precioso barrio Armeno, los olores, los ruidos, ... 

 

 

Habíamos llegado y preguntamos donde salía el autobús siguiente que nos tenía que llevar hasta el origen de la ruta, en Arad, o agad como se pronuncia en hebreo. Sin perder demasiado tiempo por miedo a perderlo nos personamos en la plataforma de donde salía, de nuevo bicicletas al maletero y una horas más tarde ya estábamos en Arad, ahora sí, listos para nuestra nueva aventura. 

 

Habíamos dejado para Arad comprar agua, íbamos ya cargados con nuestras alforjas con las cosas necesarias e imprescindibles para todo viaje en bicicleta, que si ropa de calor, ropa de frío, algún recambio para las noches, tienda, sacos, esterillas, cámaras, herramientas, ... pero sin duda nos quedaba la estrella de toda ruta por el desierto, el agua. Nos cargamos con 15 litros de agua entre los dos y emprendimos la marcha en dirección al mar muerto, nuestra primera parada y donde pasaríamos noche si todo iba según previsto. 

 

Habíamos visto que a orillas del mar muerto, justo después de la bajada desde Arad, había una gasolinera. El plan era comer ahí y beber tanta agua como pudiéramos de manera que se acumulase en nuestros cuerpos y no restase del agua que llevábamos para esos días. 

 

La bajada resultó ser de lo más placentera, una carretera que serpenteaba dirección este y que a los pocos km enmarcó a lo lejos, el mar muerto, que veíamos por primera vez. Cuando ves alguna cosa por primera vez, se produce una especie de momento mágico donde no puedes dejar de contemplar lo que tienes delante, un lugar quizás que hayas imaginado y que la mayoría de veces dista de lo que fueron tus pensamientos. En este caso, el mar muerto se mostraba precioso, ahí abajo, custodiado por la grandes montañas de Jordania que, desde el otro lado, daban paso a un nuevo país. 

 

Llegamos a la gasolinera y compramos unos bocadillos y una botella de agua que nos bebimos un poco de manera forzada. A lo lejos vimos que se acercaba un cicloturista cargado hasta los topes. Al llegar a nuestro lado bajó de su bicicleta y vimos que era un hombre de avanzada edad. Resultó ser un misionero polaco que predicaba la religión Católica en Uganda y que venía desde ahí en una peregrinación hacía El Vaticano, un viaje lleno de peligros y aventuras que nos contó con esmerado detalle. Luego nos preguntó curioso por nuestro viaje, le dijimos que justo empezábamos y que lo nuestro sería algo más corto, unos 10 días y que teníamos pensados cruzar el desierto de Negev,

- por la carretera claro? - preguntó el tipo,

- no no, queremos cruzarlo por dentro, perdernos en sus laberintos de wadis y valles arenosas...

- Pero eso no es posible! cargados como vais no vais a poder! son muchos km y este desierto tiene desniveles muy fuertes! 

 Vaya, justamente lo que no necesitábamos, argumentos para dejar la idea del desierto y hacerlo por la carretera asfaltada que era por la que él había llegado. 

 

Estábamos infravalorando la dureza del desierto? Era quizás una tarea demasiado alocada y dura? 

 

Nuestra ruta tenía un problema, no había marcha atrás, una vez te adentrabas en el desierto la única salida era volver sobre tus pasos, siendo el punto más crítico, justo la mitad puesto que tienes dos días por delante y por detrás hasta el lugar civilizado más cercano. 

 

 

También nos advirtió que él bebía 6 litros diarios de agua, y que su ruta era totalmente plana, la nuestra tenía 200 km de desierto y unos 4000 m + hasta el siguiente punto de aprovisionamiento. Los queríamos hacer en 3 días. Vamos a echar unos cálculos rápidos. 

 

6 litros dia x persona x 3 días = 18 litros por persona. 

 

Nosotros llevábamos 15 para los dos... Error de cálculo? Bueno no somos nuevos en esto de viajar por el mundo en bicicleta pero si por un desierto en semejantes condiciones. 

 

El aviso del misionero nos puso en alerta y decidimos comprar un litro y medio más, luego emprendimos la ruta con los nervios a flor de piel. Qué nos depararía el desierto? Será tan duro como nos avisaron? Será el calor tan fuerte como intuimos? Habrá algún problema mecánico, de navegación? Solo nos quedaba una opción, probarlo.

 

La pista salia unos metros más allá, eran las 3 de la tarde y ya habíamos hecho unos 30 Km, nos quedaban otros 30 más. Los primeros kms eran por una pista llana, las vistas eran preciosas, pista de arena y rodeados de pequeños montículos a lado y lado. El calor empezaba a ser asfixiante y sudábamos de lo lindo. Los pensamientos se dirigían a las palabras del misionera, "necesitaréis 6 litros de agua por persona", nosotros llevábamos 3, justo la mitad, teníamos que racionar el agua, eso estaba claro. Entramos de repente en un wadi precioso. Un wadi es una formación cárstica originada por la erosión de cauces de río y por el viento, son corredores cerrados con paredes altas a ambos lados que discurren por el desierto. Nosotros nos encontrábamos dentro de uno de ellos. 

 

Los kms se sucedían y el sudor no paraba de brotar, debíamos estar a unos 40 grados y eran las 4 de la tarde. Una pequeña pendiente nos sacó del wadi y nos levantó unos pocos metros hasta un altiplano desde donde la vista era preciosa. Paredes de arena por todos lados, vistas infinitas... Seguimos dirección sur este hasta llegar a una gran explanada donde había un cruce de caminos. Cogimos el que salía dirección oeste por donde seguía nuestra ruta. 

 

Cruzamos unos árboles que parecían crecer en medio de la nada, pero que cobijaban unas preciadas sombras. Seguimos unos pocos km y vimos a lo lejos una especie de mini instalación que parecía como una refinería. Estaba todo vallado y pensamos que si había alguien ahí, seguro que nos daría agua. De repente vimos a lo lejos un tipo, le gritamos haciendo señales ostentosas con los brazos pero se metió en una especie de tienda sin ni siquiera mirarnos. La sed ya había aparecido y sabíamos que tan solo era el principio, preferíamos no beber hasta la noche. De repente el tipo salió de la tienda hablando con teléfono y se dirigía hacia nosotros. Al llegar a la valla que nos separaba de él, vimos que llevaba una botella de agua llena en la mano!! Nos la dio y sin más desapareció otro vez hacia dentro. Nuevamente habíamos tenido suerte, nos bebimos todo el agua en un santiamén y proseguimos la ruta. Unos pocos kms después, divisamos en medio de la pista una tienda

y un todo terreno junto a él. Nos fuimos acercando y vimos que había una bifurcación. La pista que debíamos coger estaba cortada por una barrera, la rodeamos para proseguir nuestro camino y, de repente, unos gritos salieron de dentro de la improvisada tienda de campaña y un tipo salió de ella. No No, está cortada!! Pero cómo que cortada? dijimos nosotros. El tipo insistía que por ahí no pasábamos, que estaba cortada. No entendíamos el motivo y creíamos que nuestra insistencia acabaría por convencer al solitario vigilante. La situación era dantesca, un tipo estirado en el suelo, protegido por el sol por una enorme lona de ropa, se interponía en nuestro camino y no nos dejaba pasar. Le preguntamos por el supuesto camino pero, como no teníamos un destino cercano claro, era como decirle que nos dirigíamos a la luna, así que la pista que salía en dirección opuesta por una fuerte subida, no teníamos ni idea si se dirigía a nuestro destino. 

 

Después de unas arduas negociaciones, vimos que el tipo no daría su brazo a torcer y fue entonces cuando recordamos una conversación con un chico catalán que había estado por la zona unas semanas antes:

 

- cuando salgáis de la gasolinera, unos cuantos kms después, os encontraréis la carretera cerrada, una persona os privará el paso, tendréis que volver sobre vuestros pasos unos cuantos kms para coger una pista que se dirige al mar muerto. 

 

Así lo hicimos, descartando la pista que subía junto a la que teníamos que coger. Volver sobre terreno conocido nos fastidió pero no había más remedio. 

 

Al cabo de un rato ya estábamos de nuevo en el cruce de caminos y ahora tocaba jugar a orientarse y salir de ahí, eso sí, con un objetivo claro, dormir junto al mar muerto. 

 

La pista que cogimos se dirigía hacia el este, siendo esa dirección sin duda, la que en algún lugar se debería encontrar con el mar muerto. La pregunta era, habría continuidad o quedaría cortada en algún lugar? Daría un cambio de dirección y perderíamos el rumbo?

 

Al cabo de unos kms nuevo cruce de caminos y nueva decisión a tomar. Viajar por el mundo o incluso por zonas cercanas donde vivimos nos da un sexto sentido, intuición, o quizás orientación, sea como sea, algo te dice, es por aquí y no por ahí donde debes ir, y tienes el convencimiento de que será así. Siempre pienso que viajar sin esa intuición puede traducirse en problemas, y según donde, como en el lugar donde estábamos, graves. 

 

Así que fuimos perdiendo altura a través de pistas arenosas hasta llegar a una factoría que debería ser una química, ahí, en medio del desierto, sin más. Y también pudimos ver como nuestra elección había sido correcta, ya se divisaba el mar, y nuestro camino se dirigía, a lo lejos, hasta él. 

 

Llegamos finalmente a orillas de mar muerto, un hito en nuestro viaje. Teníamos sed, poca hambre, y ganas de buscar un sitio donde acampar. Al cabo de unos kms divisamos el lugar perfecto, una planicie junto al mar que sería perfecta para la acampada. 

 

 

Nos dirigimos ahí y a medio camino tuvimos que bajarnos de las bicicletas porque la tierra estaba húmeda y no permitía avanzar ya que nuestras ruedas se clavaban en la arena. Poco después el terreno se transformó en una auténtica ciénaga, la tierra se tragaba literalmente nuestras ruedas y pies que estaban cubiertos por una enorme capa de lodo. 

 

Como esto vaya a más habrá que dar media vuelta si no queremos ser engullidos por unas arenas movedizas, pero finalmente, y no sin poco esfuerzo llegamos al lugar que habíamos divisado a lo lejos, y sí, era perfecto para la acampada. 

 

Montamos la tienda en menos de 5 minutos, sin el toldo puesto que el calor, a pesar de ser casi las 8 de la tarde, era sofocante. El mar estaba tranquilo, decidí probar con la lengua el agua y fue lo peor que pude hacer, era extremadamente salado, no había probado algo así en mi vida. El problema es que toda la boca me ardía y los labios también, se había agudizado la sensación de sed y eso era una muy mala noticia. 

 

Hicimos unos bocadillos de sardina para cenar y comimos unos dátiles, bebimos algo de agua y la sed ya empezaba a ser un dolor de cabeza pero preferíamos racionar para los posteriores días, no en vano, nos quedaban todavía unos 120 km hasta encontrar el primer pueblo. 

 

A las nueve ya estábamos en la tienda, desnudos y aprovechando la mínima brisa que corría. Los mosquitos fuera no paraban de volar a nuestro alrededor, teníamos la duda de si su trompa podría pasar entre los agujeros de la tienda, comprobamos que no, y yo jugaba a mostrarles mis carnes apoyadas en la malla y a disfrutar de la frustración de estos animalillos tan fastidiosos.

 

Mañana nos espera otra nueva etapa, nos adentraremos en el desierto.

 

Ir al siguiente post: Nos adentramos en el desierto

 

Please reload

Recent Posts

September 7, 2019

August 26, 2019

Please reload

Archive

Please reload

Tags

Please reload

 

FOLLOW

  • Instagram Social Icon

CONTACT

ADDRESS

cal ralet, casserres, barcelona

©2017 BY MBYBIKE. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM