FOLLOW

  • Instagram Social Icon

CONTACT

ADDRESS

cal ralet, casserres, barcelona

©2017 BY MBYBIKE. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM

CADÍ BTT, una delicia, al lado de casa...

June 9, 2017

Mis veranos de infancia fueron largos, casi tres meses desde que salíamos cargados hasta las orejas con el viejo Renault 5 de color amarillo, luego naranja, y finalmente verde, dirección a Alp, un pequeño pueblo en la Cerdanya, una comarca del pirineo Català que tiene todos los alicientes que uno pueda esperar de un lugar de montaña. 

 

 

Quizás fue el magnetismo que me genera esa comarca, o quizás el destino, la cuestión es que acabé viviendo, desde hace 10 años ya, en la comarca vecina, el Berguedà, una comarca de montaña también, desde donde parte nuestra ruta, la Cadí BTT, una ruta de montaña dura, exigente, pero a la vez preciosa, con vistas que no nos dejarán indiferentes, con unos cambios de color, de paisaje, de olores... un auténtico espectáculo  desde la puerta de casa. 

 

DÍA 1: SALDES - ALP

 

Es verano, podremos aprovechar para, partiendo al mediodía, hacer el primer tramo, llegando a Alp a una hora decente, o eso creemos. 

 

Hacía las dos de la tarde salimos de Saldes por un sendero en bajada rápido, vamos calentando motores, nos dirigimos al refugio del Gresolet, por unas pistas en buen estado que rápidamente nos hacen avanzar kms. 

 

Vemos un ciervo plantada en medio de la pista, o quizás sea un isard (sarrio en castellano)...? no acabamos de verlo claro... la sorpresa es cuando nos damos cuenta que en realidad el bicho que nos observa desde el medio de la pista, es una liebre!! Diooos, que bicharraco! Parece una mutación genética o parecido, quizás algún experto nos dirá si es algo normal ver una libre de casi un metro de altura... 

 

Luego seguimos, ahora por unas fuertes rampas que nos llevan más allá del refugio, penetramos bosques de pino rojo, estamos siguiendo la Ruta del Catars o GR - 107, que ya conocíamos pero que no deja de ser una delicia, especialmente, cuando salimos al alto que domina las vistas de todo el Pirineu Oriental, Bastiments, Olla de Núria, Coll de Pal, Cadí, incluso el Port del Compte asoma la cabeza. 

 

 

 

Nos queda una bajada rápida por pista en buen estado hasta Bagà, desde donde sale el plato fuerte del día, el Coll de Pal, una dura subida que tendremos que realizar a ritmo si no queremos que la noche nos caiga encima. 

 

Llegamos a Bagà donde decidimos parar a comer una barrita y refrescarnos un poco, por unas rampas cortas pero intensas nos plantamos en la carretera del riu Gréixer, un lugar que conozco a la perfección puesto que es una de las escuelas de escalada favoritas de mi comarca. 

 

Nos encontramos a Joan Cunill que está como siempre liado con sus tierras, cuando no anda corriendo o escalando o subiendo alguna montaña por el mundo. Nos indica que lo que nos queda por delante es duro, ya lo sabíamos pero alerta un poco más nuestra estado y nos recuerda que habrá que apretar de lo lindo, bicicletas cargadas con alforjas de unos 10 kg, 19 Km con 1200 m + en su mayor parte por pista forestal, y una tarde que irá cayendo e ira marcando el tempo de nuestra subida. 

 

Nuestro compañero Pere nos había hablado de la pista que sale a la izquierda poco después de cruzar el río por asfalto. Nos habló de su dureza y que él nos recomendaba evitarla y subir directamente por asfalto, evidentemente no le hicimos caso. Nos desviamos por la pista que ya en sus primeras rampas enseñaba los diente, y de qué manera!!

 

Los kms se sucedían lentamente, no parecían pasar, el terreno era muy malo y de difícil ciclabilidad no solo por la pendiente sino también por las piedras sueltas.

 

 

 

Fuimos ascendiendo poco a poco hasta llegar al Refugi del Rebost, que dejamos a nuestra izquierda y que dio paso a unas preciosas vistas, ahora mucho más abiertas, de les Penyes del Moixeró. 

 

Todavía nos quedaba un buen tute, y ahora sí, las luces naranjas del sol, nos anunciaban el inminente anochecer, pero estábamos extasiados por el entorno, prados verdes, paredes de caliza enormes bañadas por una luz de final de primavera naranja...

 

Nos perdimos por un momento pero rápido retomamos el buen camino, y por suerte ya que nos habíamos liado a bajar por una pista que perdía desnivel con rapidez, fueron solo unos metros. De regreso al camino y la pista desemboca en la carretera, ahora sí, asfaltada, del Coll de Pal. Últimos kms con los sarrios corriendo junto a nosotros por las pedreras que ladean la carretera... estamos arriba!! Por fin, coll de Pal, nos ha costado una eternidad y no pocas energías. Ya se hace de noche y tenemos todavía la bajada hasta Alp, donde dormiremos en casa de Marc, que también veraneo en el pueblo desde siempre, los 7 años que nos separan hicieron que nunca nos conociéramos. 

 

 

Bajamos iluminando con la luz de nuestro dinamo, pasando entre vacas que nos miran con incredulidad e indiferencia, cruzamos pistas de esquí, nos perdemos en alguna ocasión, la pista se pone fea y los frenos parecen chirrear, estarán acabadas las pastillas?

 

Luego desembocamos en carretera de la Masella, llegamos al asfalto, descendemos a gran velocidad, pasamos junto la roca Castellana, un lugar donde iba de pequeño con mis padres a buscar setas... luego las primeras luces de Alp, hemos llegado. 

 

Vamos a cenar, en el pueblo parece todo cerrada y encontramos un bar donde comernos una pizza. Luego nos vamos para casa, a ducharnos, y a dormir, mañana nos espera de nuevo una buena etapa!!

 

 

Para ver info de la ruta ver aquí

 

Terreno:

 

La primera parte de la ruta desde Saldes hasta Bagà es super disfrutona por pistas tipo gravel sin ninguna dificultad técnica.

 

La segunda parte, subida a Coll de Pal, es dura, especialmente si seguimos el track puesto que nos llevará por pista forestal complicada especialmente si vamos muy cargados como en nuestro caso. Aún y así, es recomendable por la belleza de los lugares que transitamos.

 

Donde dormir:

 

En Alp no habrá inconveniente para encontrar lugares donde dormir, eso sí, es un pueblo segunda residencia y algo caro, si preferimos acampar, podemos hacerlo en el campo de futbol si tenemos la precaución de plantar y desmontar tienda en horarios adecuados.

 

Destacados:

 

Todo en general, el primer tramo especialmente con las vistas panorámicas del Pirineu. 

 

Coll de Pal, duro pero precioso.

 

DÍA 2: ALP - MOLÍ DE FÒRNOLS

 

Salimos sin desayunar puesto que sabemos que la ruta pasa por Martinet y ahí daremos buena cuenta de unos bocatas, en principio pocos kms separan Alp de esa localidad, pero la carretera serpentea y, de manera un poco forzada, se mete por pistas secundarias y hacen de los primeros kms, un largo camino para nuestro vacío estómago. 

 

Llegamos a Martinet, nos sentamos en una terraza y nos pedimos unos bocatas de tortilla, unos cafés con leche, ... qué lujo pensamos!! Qué sencillo llega a ser sentirse el hombre más afortunado del mundo!

 

 

Luego volvemos a la realidad de la ruta, nos esperan unos cuantos km de pedaleo y otros tantos metros de desnivel positivo. Empezamos de nuevo sin demasiada tregua a subir dirección a Toloriu, donde llegamos y nos aprovisionamos de agua en la fuente a la entrada del pueblo. Desde ahí, y volviendo a la entrada del pueblo, sale una pista que se dirige hacia el interior del bosque, vamos siguiendo un sendero super bikepacking, cortado por árboles caídos, entre malezas, espesura, caminos de raíces de pinos rojos que hace un pelín incómodo el avance de nuestras bicis rígidas. 

 

Vamos combinando tramos llanos con otros de bajada por trialeras rápidas, luego sabemos que nos toca perder todo el desnivel que hemos subido para llegar a Arséguel. 

 

Arséguel es un pueblecito del Alt Urgell muy conocido por su encuentro de acordeonistas el último fin de semana de cada mes de julio. Además, tengo un amigo, Àlex, que tiene casa, y muchas navidades, cuando éramos estudiantes, y algo más jóvenes pasábamos ahí unos días que han resultado ser inolvidables, con la gente del grupo de Barcelona, mi segunda familia. 

 

Ahora volvemos al asfalto, nos espera una dura subida hasta el pueblo de Ansovell, y luego desde ahí más bosque y más terreno bikepacking. Son unos kms duros, hace mucho calor, no hay demasiada tregua y la carretera sube y sube serpenteando, ganando desnivel a golpe de pedal. Llegamos a lo alto del pueblo donde paramos a reponer un poco de fuerzas, luego seguimos de nuevo hasta el Coll del Boscalt, donde encontramos un merendero. 

 

 

Ya hace rato que las vistas de la cara norte del Cadí nos acompañan. He viajado por mil lugares del mundo, conocido y subido montañas en distintos países, climas, pero para mi, la belleza de la cara norte del Cadí, no tiene comparación alguna con ningún otro lugar del mundo. Su vertiginosa caída, su roca caliza grisácea, sus prados verdes, su luz, sus canales, sus pueblos a sus pies... todo es el paraíso ideal para el descanso eterno.

 

Hemos llegado arriba y es una zona que desconozco, sabemos que nos queda volver a perder todo lo ganada para dirigirnos a la Seu d'Urgell. Este tramo resulta ser precioso, la roca se ha vuelto marrón, un marrón oscuro color barro que contrasta con el pino rojo, con las primeras encinas, robles martinencs, vegetación algo más mediterránea. La luz lo baña todo y nos dirigimos paralelos a un valle más bien seco, dirección sur, que nos hace perder desnivel con rapidez. Al poco mis frenos empiezan a hacer un ruido que evidencia que las pastillas traseras han dicho basta. Me las he pulido en 800 Km!! Supongo que el peso que llevo siempre en las alforjas y los terrenos siempre muy rotos han colaborado a la causa. Miramos en un punto que tenemos conexión si hay algún lugar abierto en la Seu pero es sábado por la tarde, y todo está cerrado, decidimos ir tirando y utilizar el freno delantero, si controlamos la velocidad, debería ser suficiente. 

 

Llegamos a bajo y encontramos el cruce que nos llevará, cruzando de nuevo un puerto, el coll de la Trapa, hasta les valls de Fòrnols, siendo estas ya, la cara sur del Cadí. 

 

 

Declinamos la invitación del track de subir hasta el Cadí por una pista que sale a mano izquierda y que alargaría el día de hoy en unos 30 kms más y otros tantos de desnivel, nos queda todavía un buen tute y las fuerzas andas ya justitas. Negociamos las primeras rampas, duras, por asfalto eso sí, vamos contando los kms que pasan a buen ritmo, la luz nos anuncia que la noche se acerca y todavía nos quedan algunos kms. 

 

 

Llegamos arriba del coll que resulta ser un espectáculo de luz, vistas... qué afortunados somos! Nos queda la bajada, y por ella nos deslizamos pasando ahora por pueblos, Adraén, y la carretera que vuelve a subir, son las nueve y media y la luz empieza a escasear. Luego aparecemos en lo alto de un lomo desde donde divisamos la bajada, brutal, hasta nuestro destino de hoy, Fòrnols, donde dormiremos en un camping que hemos reservado un bungalow. 

 

La bajada, sin frenos, cansados, resulta ser de lo más divertido, qué lugar tan precioso! 

 

Llegamos al camping ya de noche y nos indican que nos hemos pasado, que la recepción se encuentra unos cientos de metros atrás en un restaurante que ya habíamos visto en la carretera. Son solo unos pocos kms pero nos supone un enorme fastidio, vamos sudados, hace frío... Llegamos por fin al restaurante donde nos ponemos hasta las orejas de comida, un par de cervezas, y para la ducha y la cama. 

 

El bungalow donde dormimos resulta ser una vieja caravana setentera. Tiene mucho rollo pero las camas debían ser tamaño Paco Martínez Soria puesto que tenemos que dormir bien acurrucados y encogidos, sea como fuera, estamos en la cama, y toca descansar, mañana nos esperan más kms y más aventuras. 

 

Para ver info de la ruta ver aquí

 

Terreno:

 

Variedad total de terrenos, espectacular. Desde asfalto a bosque cerrado con múltiples árboles caídos, puertos de montaña y bajadas alucinantes. Terreno más bien MTB. 

 

Donde dormir:

 

Nosotros optamos por alquilar una autocaravana en el camping Molí de Fòrnols... no demasiado aconsejable si mides más de 1,80. Por el resto todo correcto.

 

Destacados:

 

Otra vez todo. Impresionante ruta con cambios de paisajes. 

Evidentemente la cara Norte del Cadí, majestuosa, enorme, potente... lo mejor del mundo!

Me sorprendió y gustó la bajada hacia la Seu d'Urgell, por ser el paisaje distinto, algo seco pero precioso.

 

DÍA 3: MOLÍ DE FÒRNOLS - SALDES 

 

Nos despertamos perezosos, no hemos dormido nada bien. Las piernas tocadas por los casi 3000 metros de desnivell de ayer y los casi 100 km de rodaje. 

 

 

La etapa de hoy debe ser a priori algo más sencilla. Salimos pronto y decidimos parar a desayunar al cabo de unos 5 kms en el pueblo de Tuixent. Pasados unos kms vemos que nuestra ruta se desvía hacia la izquierda y empieza una fuerte subida serpenteando por asfalta hasta el pueblo de Agullana que nos contemple, colgado, desde lo alto. Decidimos seguir con el estómago vacío pensando que encontraremos algún bar o similar donde poder llenar nuestro hambriento estómago. Unas duras rampas, largo camino, unos ciclistas en bicicleta de carretera que nos avanzan a gran velocidad. Llegamos al pueblo, aquí no hay nada, casas de particulares y poco más, muy bonito eso si. 

 

Luego nos espera más subida, ahora por pista forestal hasta el coll del Jovell, una interminable, o quizás sea nuestro desfallecimiento, subida por pistas entre bosque, que se nos hace eterna. Menudo invento lo de salir sin desayunar! Bueno no toca más remedio que aplicar lo de " al mal tiempo buena cara" y seguimos dándole con fuerzas a las bielas... 

 

Kms... metros de desnivel, bosques tupidos de pino rojo que dan paso a prados subalpinos que anuncian que hemos llegado, coll de Jovell!! Qué delicia! que maravilla de lugar! Ahora nos viene la bajada, por pista rocosa hasta el pueblo de Josa del Cadí, un lugar precioso ya en la comarca del Berguedà. Nos dejamos caer por las rampas y al poco rato aparece, después de una curva pronunciada, Josa en el fondo del valle. El espectáculo es brutal, vemos el Pedraforca desde una nueva perspectiva que desdibuja su habitual silueta, la bajada parece ser interminable, serpenteando entre prados verdes y con un telón de fondo de soberbia belleza. 

 

 

Hemos llegado a Josa, nos encontramos con dos tipos, andaluces por su acento, que vienen haciendo la transpyr, uno de ellos con eléctrica, y el otro con MTB pero a modo de alforja, lleva en su parte delantera, una caja de fruta de plástico tamaño XXL. La verdad que el invento nos parece cojonudo y parece muy muy estable, aunque le otorga al tipo, un aire un tanto grotesco. 

 

Cruzamos los dedos por encontrar algo abierto en Josa, y así es, en lo alto del pueblo, hay un bar donde pedimos unas aceitunas, unas coca colas que debía hacer unos 10 años que no bebía, y unos super bocatas de tortilla!!! Acabamos rematando el tema con unas galletas y cafés con leche que nos dejan mas aptos para una siesta que para remprender las duras rampas que nos esperan.

 

Salimos por asfalto hasta una curva donde parece meterse nuestra ruta, por una especie de valle muy marcado y empinado que sigue supuestamente un río. Así es, empinado y sin tregua. Desde el primer momento nos toca empujar la bicicleta y sus alforjas por un terreno arenoso con poco grip, así que, un pasito palante y un pasito patrás... y sigue y suma... Paramos para beber, descansar, y seguimos la ruta, ahora parece que el entorno empieza a coger matices de verde y divisamos a lo lejos, el coll de Jou, donde empieza, ahora sí, la bajada por asfalto que nos llevará hasta el coche. 

 

La pista sesea para ganar desnivel, se me acaba la paciencia y le doy directo por la zona herbosa que en pocos minutos nos sitúa en lo alto del coll! 

 

 

Ahora si que nos toca bajar y bajar sin tregua... Los primeros kms por pista que no nos acaba de dejar puesto que hay grandes piedras, luego pasamos junto a coches aparcados, el parking del mirador del gresolet, punto de partida para llegar al Refugi Lluís Estasen desde donde se sube por su via normal y más habitual, el Pedraforca. Ahí empieza el asfalto, a gran velocidad nos deslizamos dejando pasar los kms y también los pensamientos, los recuerdos de esta preciosa ruta, que no por ser al lado de casa, no ha dejado de sorprendernos con lugares mágicos que no conocíamos, será sin duda, una de las rutas top que he hecho.

 

Para ver info de la ruta ver aquí

 

Terreno:

 

Combinación de asfalto, pistas en buen estado y algún regalito llegando al coll de jou. Sin más dificultades técnicas.

 

Destacados:

 

Todo el trayecto transcurre por valles apartados y super tranquilos. 

Las vistas de Josa desde lo alto del coll de Jovell. 

 

 

 

Please reload

Recent Posts

September 7, 2019

August 26, 2019

Please reload

Archive

Please reload

Tags

Please reload