Camí de Cavalls con alforjas, rígida y con una muela menos... estamos locos??

December 8, 2017

 

Faltaban unos pocos días para el puente de la constitución y las ganas de salir de ruta iban in-crescendo. Tenía varias ideas en el congelador, Sierra de Cazorla, Monegros, Boumort... pero también el Camí de Cavalls en Menorca, que había hecho hace algunos años corriendo, sin conseguir completarlo. Parecía una buena oportunidad puesto que en diciembre la isla estaría tranquila. 

 

 

 

 

Saqué los billetes y le pregunté a Marc si se apuntaba, tardó 2 minutos en decirme que sí. Ya teníamos fecha, ahora solo quedaba ver cómo lo haríamos para dormir. A priori el tiempo que tendríamos sería muy malo, tramuntana y lo peor, lluvias. 

 

Llegó el día de partir, y improvisando decidimos tirar de airbnb ya que encontramos habitaciones en casas compartidas muy muy baratas. 

 

ETAPA 1: MAO - FORNELLS

 

La primera etapa empezaba el mismo viernes, no dispondríamos de demasiadas horas puesto que teníamos que llegar al aeropuerto, quedar con Gesuino, el tipo que nos alojaría el último día en Mao, dejarle las cajas, y empezar entonces con la ruta.

 

 

En cuanto acabamos con esas tareas, empezamos a pedalear. No había tocado la bicicleta desde que volví de Armenia, había tenido una pequeña crisis que duró casi dos meses de abstinencia total. Tampoco tuve la precaución de revisarla y eso si que fue una mala idea puesto que, en la primera bajada me dí cuenta que la horquilla delantera bailaba, se había aflojado el tornillo que la sujeta. No disponíamos de una llave de tubo del número necesario, era festivo y todo estaba cerrado... me dije, mucho será que no aguante hasta mañana y así fuimos tirando. 

 

 

Los primeros kms junto el puerto me recordaron que fue allí donde llegué la última vez que visité la isla con mi super california. Luego empezaron los tramos de playa, arena, y los primeros sube baja... 

 

Habíamos sido poco previsores y, a pesar que yo conocía perfectamente el camino, supuse, sin mirarlo, que el camí de cavalls versión bicicleta, debería tratarse de alguna variante que salvase todo la orografía de la costa, muy muy accidentada. 

 

Pues debería ser más adelante porque la zona por la que "circulábamos", era el mismo camino que ya hiciese en su día. Un sube baja con pendientes de hasta el 25 %, con rocas punzantes, y con una ciclabilidad, muy muy limitada, quizás con bicicleta con amortiguación y ruedas anchas algo mejor, de hecho Marc iba con una specialized con esta configuración y se movía mucho mejor que yo. 

 

 

Los kms se sucedían por un terreno muy accidentado, demasiado, con unas vistas preciosas del litoral meditarráneo. Llegamos a s'Albufera des Grau, el parque natural más grande de Menorca. La verdad es que es precioso, un montón de aves, lagunas de agua dulce que se mezclan con salada... 

 

Luego seguimos hasta el far de favaritx donde ya era tarde, decidimos que seguiríamos la ruta por asfalto puesto que había anochecido y todavía nos quedaban unos 15 kms por hacer. A buen ritmo, llegamos a Fornells donde pudimos comprobar que los pueblos de costa en Menorca, pasan a pueblos fantasma en invierno. 

 

Una ducha, una buena cena, y listos para dormir, mañana nos espera otro duro día.

 

Para ver info de la ruta ver aquí

 

Terreno:

 

Se alterna asfalto al principio y final, con algún tramo de pista tipo gravel y finalmente, mucha mucha trialera rota sube baja donde, o bien vamos con mtb y apretamos los dientes, y de que manera, o tendremos que hacer porteos.

 

Donde dormir:

 

Nosotros optamos por dormir en Fornells, en el Hostal s'Alegret, precio económico y más fuera de temporada. Correcto.

 

Destacados:

 

El parque de s'Albufera des Grau con su variedad de aves y lagunas. 

Partes interiores de Menorca, rurales, apartadas del mundo.

Litoral, agreste, virgen y salvaje. 

 

DIA 2: FORNELLS - CIUTADELLA

 

Hoy debía ser un día largo, muy largo, atendiendo a lo visto ayer. Los kms pasaban muy lentos puesto que gran parte de las subidas, y muchas bajadas, debíamos hacerlas con la bicicleta cargada en brazos, y por si fuera poco, en mi caso, con unas alforjar que rondaban los 10 kg. 

 

 

Saliendo de Fornells decidimos no seguir el tracking y seguir las indicaciones de chico del hostal que nos mandó por una pista que sale justo después del cementerio. La verdad es que valió la pena, había temporal fuerte de mar, medio llovía, y la costa era un espectáculo. Rocas volcánicas de un marrón rojizo contrastaban con la espuma del mar, luego el azul del agua... Estuvimos un rato sacando algunas fotos y demás y seguimos la marcha hacia las urbanizaciones de Platja de Fornells. 

 

 Luego nos metimos de nuevo en una montaña rusa de sube baja, cargar y cargar la bici con sus alforjas. No parecía acabar nunca. 

 

Teníamos el aliciente que se acercaba la platja de cavalleria, una de mis favoritas de Menorca, de hecho la última vez que estuve ahí, dormimos con Laia y Maria en la furgo todos los días en una pequeña calita que había justo al lado. 

 

Llegamos a cavalleria y mis recuerdos no me engañaban, el lugar era mágico, a pesar de hacer un dia gris, los colores de la arena resaltaban y brillaban transmitiéndonos una sensación de estar más en una playa virgen de Zanzíbar o Mozambique, que no en Menorca. 

 

Nos estuvimos un largo rato en la playa, haciéndonos algunas fotos, mirando a unos chicos que llegaron y se lanzaron al agua con sus tablas... el mar seguía muy picado y parecía peligroso, pero imaginamos que el surf debía ser precisamente emocionante cuanto peor era el estado del mar. El surf es un deporte que nunca he practicado y que siempre he creído que me encantaría... lo dejaremos para más adelante. 

 

 

Lejos de mejorar, las condiciones de la pista por la que transitábamos eran igual o peor aún, haciendo nuestro avance un tanto penoso. 

 

El Camí de Cavalls es precioso, tiene cambios de paisaje, soledad dependiendo la época del año, kms y kms de costa virgen... pero tanto Marc como yo, coincidimos en qué hacerlo en bicicleta era bastante forzado, siendo en ningún caso una ruta ciclorutera sino una auténtica aventura trialera y extrema para aquellos que les vaya lo super técnico y sobretodo que dispongan de un equipamiento adecuado, es decir, mínimo suspensión delante, que si no detrás, rueda de 2,5" y MTB....

 

Ya nos habíamos hecho pagas de cuando llegásemos a Pregonda, girar hacia el interior y seguir nuestra ruta hasta Ferreries, de donde habíamos visto que salía un cami Ral que nos llevaría hasta Ciutadella, lugar donde debíamos pasar lo noche. 

 

Así fue, justo llegar al parking, tomamos una pista super ancha tipo gravel, que nos hizo llorar de alegría... por fin una superficie apta para mi bicicleta rígida! es cierto que el paisaje era totalmente distinto, pero aun y así, no era en absoluto feo, el verde predominaba en los campos de interior, había ovejas, cabras, vacas... de repente habíamos cambiado por completo el paisaje y estábamos en un ambiente que difícilmente nos recordaba a la Menorca que podíamos haber imaginado. 

 

Los kms se sucedieron hasta Ferrerías donde paramos a comer algo. Durante la comida, una muela se me rompió, llegamos a la conclusión que no había aguantado tanto traqueteo de roca y mal terreno...  moraleja, si vais a Menorca a hacer el camí de cavalls, no lo hagáis en horquilla rígida si no queréis perder una muela!

 

Después de comer salimos dirección Ciutadella con frío, sudados y soplando un viento helado las ganas eran más bien pocas pero no teníamos más remedio, nos quedaban unos 20 kms que según nos dijo un pastor de la zona, eran aptos y buenos para bicicleta, y así fue, salvo unos pocos kms de pista empedrada y empinada, el resto se dejaba hacer bien, incluso cuando llegamos al punto más alto, nos esperaban unos pocos kms en llano y asfalto, incluso un final de bajada rápida por asfalto también, que nos dejó en Ciutadella a eso de las siete de la tarde.

 

Llegamos al airbnb donde dormiríamos y estuvimos charlando con la pareja que nos hospedaría, nos contaron historias y datos de la isla, hablamos de política. Luego salimos a comprar algo para cenar y también a ver un poco el ambiente de Ciutadella, una cerveza... y para casa a cenar y dormir, mañana queremos llegar hasta Mao, hacer toda la parte sur del tirón, nos han dicho que es algo más ciclable que la norte, que tampoco es nada extraña la verdad. 

 

Para ver info de la ruta ver aquí

 

Terreno:

 

Si Seguimos el litoral nos tocará apretar y sufrir, igual que la primera etapa, no apta para cicloviajeros con alforjas, mínima configuración MTB con amortiguación delantera.

 

Donde dormir:

 

Nosotros optamos por usar habitaciones en casas Airbnb. 

 

Destacados:

 

La salida desde Fornells desde el cementerio no tiene desperdicio, y más si encontramos temporal de mar.

La platja de Cavalleria, una delicia, marrones, barro, el mar azul... de lo mejor de Menorca

La platja y zona de Binimel.là con Pregonda... precioso.

El interior de Menorca, sorprendente por lo rural, verde, viaje a otro tiempo.... 

 

ETAPA 3: CIUTADELLA - MAO

 

Queríamos salir bien temprano porque el día se preveía largo, pero como siempre, el tiempo por las mañanas parece pasar el doble de rápido que el resto del día, y eran eso de las nueve cuando nos montamos sobre nuestras bicicletas. Nada más salir, Marc se percató que mi rueda trasera estaba muy baja, parecía haber pinchado... solo nos faltaba eso para acabar de salir aún más tarde! Al final, la hinché y pareció aguantar así que nada, de vuelta al ruedo. 

 

Nos dirigimos directamente hacia cala macarella, saltándonos un trozo del camí puesto que veíamos que sino sería complicado, sino imposible, realizar los casi 100 km que la ruta original marcaba, solo pensábamos en la posibilidad que fueran como los dos días anteriores, sobre la marcha decidiríamos. 

 

Llegamos a la maravillosa cala de la Macarelleta. En verano me pareció bonita pero claro, súper explotada. Ahora en cambio era totalmente distinto, la cala era sólo para nosotros. El color turquesa, contraste con las rocas blancas, la arena blanca... le daba un aire a todo mágico, mediterráneo en estado puro. 

 

Parecía, eso si, que había una plaga de medusas que habían invadido, no solo el agua, sino también toda la orilla. 

 

 

Luego, seguimos hacia la Macarella, y no pudimos evitar ir por el camino que va colgado entre las rocas, en lugar de coger el que marcaba el tracking que se metía hacia el bosque, aun y sabiendo que deberíamos cargar las bicicletas durante todo el kms que las separaba. 

 

 

 Luego la Macarella, otra cala igual de bonita y igual de solitaria y igual que antes sola para nosotros. Otro espectáculo... es una pena ver como la masificación se encarga de afear lugares que parecen imposibles de desvirtuar, recuerdo como estas dos calas, a pesar de su reputación de ser una de las más bonitas de la isla, en su día, no me gustaron demasiado. Hoy le veía toda la belleza del mundo!

 

Proseguimos hasta cala Galdana donde debíamos decidir si seguíamos hacia Trabaluger, una cala que me encantó, o si bien seguíamos una diagonal que nos llevaría hasta Migjorn, desde donde habíamos decidido volver a Mao por asfalto. 

 

Al final optamos por tirar por el interior, una pista que se adentra en un pinar por carreteras ciclables aunque estrechas, de nuevo la sensación de haber cambiado de lugar, verde, vacas, pastos... primeros planos que sacamos del drone recién estrenado un poco buenos. 

 

 

 

 

 

 

Llegamos al cami de trabalúger que une la cala de dicho nombre con el pueblo de Es Migjorn Gran. La idea era trazar esta diagonal por una pista que marcaba el mapa, y luego enlazar con la carretera general que nos llevaría a Mao. La sorpresa fue cuando llegamos a un punto, donde una enorme puerta metálica marcaba el prohibido el paso, y un cartel enorme también advertía de la presencia de perros guardianes y coto de caza privado. Vaya que nos empezaron a venir a la cabeza enormes perros mordiendonos las pantorrillas. 

 

Es sabido que uno de los mayores enemigos que tiene el cicloviajero es, en mi caso al menos, sin ningún tipo de dudas, los perros. Tienen la manía de lanzarse a correr junto a ti como si quisieran literalmente comerte, con una bravura y agresividad que asusta. Al lado, si eres afortunado, te encontrarás tu, pedaleando en llano a toda pastilla, en bajada más rápido aún, si cabe... el problema viene cuando ves un perro a lo lejos que ya te ha calado, y detrás de él intuyes una subida, eso es lo peor. 

 

Hay que decir que nunca ningún perro se me ha comido, sus ataques, varios, siempre han acabado en grandes sustos, o en el peor de los casos, con una alforja ortlieb trasera totalmente destrozada y con algún intento fallido de mordedura en la pantorrilla, por ser esa una parte de la anatomía que carece de "xixa".

 

Volvemos sobre el terreno, decidimos saltar y pasar como podemos las bicicletas sobre la puerta, pedaleamos intentando hacer el mínimo ruido posible. De repente, veo en la frente de Marc un punto rojo de luz que se mueve sobre su cara, básicamente sobre su frente.... es broma vale... :) era para darle un toque más aventurero. Pues eso, vamos avanzando tratando de no hacer ruido. Vemos una enorme masia en lo alto de la montaña y el camino se dirige directo hacia ahí. Pensamos en la excusa que daremos... es que mi amigo va pinchado y hemos buscado el camino más directo... es que mi amigo va mal del estómago... es que... 

 

Estamos delante de la casa, y debemos pasar junto a ella, no vemos a nadie, pero como no, en lo alto, junto al camino, aparece un perro enorme, negro, que nos mira... Mierda!! Lo sabíamos! y ahora qué!! pues optamos por la vía directa, gas y que sea lo que dios quiera, vamos en dirección al perro que nos mira y solo pensamos en lo peor, en un ataque inminente y además el terreno es en subida, perfecto, pienso yo... llegamos a unos 20 metros del chucho y ... se retira, entra hacia dentro de la casa!!! estamos salvados!! aparece una nueva zanga que nos recuerda que hemos sido unos afortunados, imagina un ataque del dichoso can, nosotros en plena subida y de repente una puerta... hubiéramos acabado como la sobrasada local, por suerte, todo quedó en un susto. 

 

Luego de nuevo otra puerta, justo delante de una casa, prohibido el paso, y dentro un coche, vacas, las ventanas abiertas... si hemos llegado hasta aquí, nos vamos a deshacer los 20 km que nos volverían a llevar al mar, nos quedan unos 5 para llegar a Migjorn. Así que salto, Marc me pasa las dos bicis, nos sentamos en ellas y ... GAAAAAS que ahora si, viene buen terreno y en bajada! Pasamos por delante de la casa como dos balas y por fin, llegamos a unos preciosas pistas, con pinos majestuosos a lado y lado, con unos muros de piedra seca que deberían costar una fortuna a quien los hizo... nos preguntamos de quien deben ser esas fincas puesto que se trata de kms y kms de bosques, pistas, casas, masias, todo privada y vallado. 

 

Llegamos por fin a Migjorn, comemos un bocata, y reemprendemos la marcha a buen ritmo y por asfalto hasta llegar de nuevo a Mao, de donde habíamos partido dos días antes. 

 

Habíamos hecho el camí de cavalls, una ruta preciosa sin dudas, aunque alguna que otra duda tendría en recomendarla como ruta cicloviajera. 

 

Para ver info de la ruta ver aquí

 

Terreno:

 

El terreno por el Sur es algo más amable, la ciclabilidad aumenta y nos deja respirar, pistas estrechas entre bosques. 

Cuidado si seguimos el track ya que a partir de Cala Galdana, cuando cogemos el camí vell de trabalúger, nos estamos metiendo en fincas privadas con perros y caza...

 

Donde dormir:

 

Nosotros optamos por usar habitaciones en casas Airbnb. 

Hay la posibilidad de vivaquear aunque este prohibido, cada uno que decida a su gusto.

 

Destacados:

 

Todo el sur es otro regalo. Playas menos salvajes, más mediterráneas pero igual de preciosas.

 

Las Macarelles, un lujo en invierno.

 

Trabaluger, que aunque esta vez no llegamos lo recomiendo fermentemente, lugar paradisíaco.

 

 

 

 

Please reload

Recent Posts

September 7, 2019

August 26, 2019

Please reload

Archive

Please reload

Tags

Please reload

 

FOLLOW

  • Instagram Social Icon

CONTACT

ADDRESS

cal ralet, casserres, barcelona

©2017 BY MBYBIKE. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM