FOLLOW

  • Instagram Social Icon

CONTACT

ADDRESS

cal ralet, casserres, barcelona

©2017 BY MBYBIKE. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM

Día 10: Zarzma Monastery - Varzdia, Port Aventura a lo Georgiano

September 15, 2017

Después de haber vivido una experiencia mística y haber sido tratados como auténticos reyes, abandonamos el monasterio, con pocas ganas la verdad, nos esperaban más kms pero estábamos tan bien...

 

 

El paisaje había cambiado, cuando pensaba en Armenia me venían a la mente estepas de color amarillento, y así era el paisaje que nos rodeaba aunque aún estábamos en territorio georgiano, campos, campos y más campos. La luz bañaba todo nuestro entorno, esa luz amarillenta, que lo envuelve todo, que transforma los diferentes planos en uno solo... 

 

 

Pedaleábamos a buen ritmo, nos dejábamos deslizar por las bajadas y apretábamos cuando la carretera subía. Unos niños salieron a nuestro paso, curiosos se presentaron subidos a lomos de un caballo esbelto... Su curiosidad era doble, qué demonios hacían ahí esa pareja sobre sus bicicletas cargadas pero, lo que más les atraía, sin duda, era mi bicicleta, especialmente por el navegador, la luz, y los cables que subían de la dinamo y alimentaban el power bank que llevaba en mi mini alforja delantera. Uno de ellos me pidió que le dejara la bicicleta, no dudé ni un momento, le pregunté si sabía con gestos y con gestos me contestó que sí, era tal su determinación que entendí que no habría problema en dejársela aunque claro, en un lugar así la bicicleta era sagrada para mi.

El niño no conocía las medias tintas, en cuanto subió apretó como un loco los dientes y la bicicleta empezó a rodar, sus pies a duras penas llegaban a los pedales, yo mido algo más de 1,85, el niño apenas llegaba al 1,5 m... pero era valiente, pedaleaba y pedaleaba con fuerza sabiendo que quizás esa era y sería la primera y última ocasión de conducir un bicho como ese. Se alejó, desapareció por la carretera a gran velocidad... Los otros niños miraban perplejos la escena. Finalmente debió pensar que era hora de volver y al cabo de unos minutos, apareció por el horizonte, balanceando una bicicleta de casi 40 kg con alforjas a ambos lados, tenía el pleno convencimiento que no caería y así fue, llegó hasta donde estábamos el resto con una sonrisa tan grande, que me sentí súper feliz de haber podido contribuir a que ese chaval cumpliera su pequeño sueño, quien sabe, quizás algún día pueda alejarse de su pueblo sobre una bicicleta y conquistar el mundo!

 

 

Seguimos adelante, nos quedaban muchos kms y Varzdia era un lugar que teníamos en mente desde el principio, uno de esos lugares que cuando planificas el viaje, denominas platos fuertes... 

 

Llegamos a Akhaltsikhe y vimos unas bicicletas descansando en una acera. Eran de un grupo de alemanes que estaban rodando por Georgia, comimos con ellos y compartimos rutas, experiencias, y unas cervezas.

 

Seguimos luego a buen ritmo, la carretera era monótona, kms y más kms... finalmente llegamos al cruce que debía llevarnos a Varzdia, el valle era precioso. 

 

 

Llegamos a Varzdia a última hora de la tarde, era un lugar turístico que había perdido todo el encanto. Estar en una ciudad escarbada en la pared tiene cierto encanto pero, cuando ya nadie vive ahí, hay cadenas que te guían por los pasillos subterráneos, hay turistas con cámaras... para mí todo pierde el encanto.

 

Dormimos con una familia con la que compartimos cena, sopa, queso, vino, ... luego nos fuimos a dormir y ... diooos! estaba todo plagado de insectos, una auténtica nube cubría la lámpara, no podíamos hacer más que dejar que los sueños se apoderaran de nosotros y nos apartáramos durante unas horas de semejante espectáculo.

 

 

Al despertar Maria estaba mal, bastante más mal que días anteriores. Sus dolencias estomacales, lejos de desaparecer se habían agudizado, parecía que tenía fiebre, mucho sueño... pasamos la mañana entre sábanas esperando que el descanso produciera un milagro y se recuperase... la realidad es que sus fuerzas estaban cada vez más justas y la idea de abandonar el viaje empezada a coger fuerza... habríamos llegado hasta aquí para ahora abandonar??

 

 

DATOS PRÁCTICOS

 

Ver ficha técnica de la ruta aquí.  

 

Terreno:

Asfalto durante todo el trayecto, bastante circulación

Agua y comida: 

Existe ciudades durante el trayecto con posibilidad de abastecerse alkalishkhe.

 

Donde dormir:

Vardzia es un lugar turístico y no tendremos problemas para encontrar alojamiento. Nos hablaron de algunos monasterios donde era posible dormir yendo dirección sur desde Vardzia siguiendo el curso del río. También hay la posibilidad de acampada en la misma zona tocando al río. 

 

Destacados:

Los primeros kms después de Zarzma transcurren por una carretera solitaria con cultivo, luego todo se vuelve más seco, cultivo extensivo. En el desvío hacia Vardzia, encontraremos un desfiladero muy bonito especialmente con luz de tarde.

 

ver siguiente post: Vardzia - Ajalkalaki, debemos abandonar??.

 

Please reload

Recent Posts

September 7, 2019

August 26, 2019

Please reload

Archive

Please reload

Tags

Please reload