FOLLOW

  • Instagram Social Icon

CONTACT

ADDRESS

cal ralet, casserres, barcelona

©2017 BY MBYBIKE. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM

Día 20: Noravank y Kharapet, un monasterio perdido en el tiempo

September 25, 2017

Salimos por la carretera general hasta Areni, capital vinícola de Armenia y cuna de la cultura del vino del país. 

 

Paramos en un mini market a preguntar cómo llegar hasta el monasterio y un chico nos indicaba por donde acabábamos de llegar. Paramos a un coche y un hombre que sorprendentemente hablaba un inglés perfecto nos dijo lo mismo. La carretera que sube a Noravank la habéis dejado 5 km atrás... le dijimos que habíamos visto en el mapa una pista que subía desde el pueblo y nos dijo que nos olvidáramos, al insistir, nos explicó que esta carretera era una auténtica pared, y que para más inri, una vez coronada su parte más alta, nos esperaba un descenso entre malezas por una trialera que parecía imposible para la bicicleta. 

 Pero nosotros ya habíamos escogido, y no teníamos dudas, probaríamos esta última opción, aún y sabedores que las dificultades aparecerían. Empezamos las primera rampas, entorno al 20%, pensamos que lo peor ya había pasado cuando el paisaje se abrió delante nuestro y vimos como la carretera serpenteaba sin tregua por una auténtica pared de roca caliza... 

No estábamos dispuestos a dejarnos intimidar, y lejos de eso, empujamos con todas nuestras fuerzas, rampas del 15-25% durante casi 10 kms... la carretera no daba tregua. Teníamos que para muy a menuda para refrescarnos puesto que la temperatura era alta, así, km tras km, con las gotas de sudor que nos caían por pecho, espalda... llegamos a lo alto del puerto y encontramos una especie de lugar fantasma con una mesa improvisada con troncos bajo unos perales repletos de fruta. Sacamos el hornillo y hicimos unos macarrones, chocolate fruta y de postre una mini siesta. 

 

 

Luego retomamos la ruta, veíamos a lo lejos el monasterio, envuelto en un mar de rocas, literalmente engullido por la roca. Nuestra pregunta era, por dónde bajamos!?? La pendiente era de infarto y la única bajada posible era un mini sendero que se intuía entre las rocas pero parecía super expuesto. Le dije a Maria que esperase y fui a investigar si habría algún otro lugar por donde bajar. Volví donde ella con malas noticias, la única manera de bajar hasta el monasterio era el sendero que ya habíamos visto y no era precisamente un lugar que invitase a tomarlo. 

 

 

No tuvimos más remedio que empezar a bajar entre rocas resbaladizas y arbustos con unos pinchos que podían atravesar nuestras ruedas antipinchazos sin ningún esfuerzo. Para evitarlo, éramos nosotros quienes íbamos por el margen dejando espacio para que la bicicleta fuese por el único espacio que quedaba evitando así que tocase los malditos pinchos. Las ruedas llegaron intactas pero nuestras pantorrillas ensangrentadas y dolorosas... 

 

Ya estábamos en el monasterio, qué alegría!! Nos desbordó una profunda sensación de haber hecho algo realmente mágico, de haber desafiado un reto mayúsculo y haber salido ganando... qué grande!

 

 

Luego la paz del lugar, un monasterio que parecía salido de un sueño, metido en medio de la roca con unas vistas impresionantes del cañón que bajaba vertiginosamente dirección norte.

 

Coincidimos en el monasterio con una familia rastafari suiza, si si, una combinación un tanto ecléctica pero real. Habían estado dando la vuelta al mundo y habían decidido volver al Noravank antes de empezar su periplo por tierras africanas. Nos contaron que por la mañana los Capricorns, luego vimos que eran cabras montesas, pero lo peor de todo, los osos, bajaban al monasterio a por comida...

 

 

Decidí no contarle nada a Maria esperando que lo de la visita del palmípedo no fuera más que una cosa poco habitual y que quedase en una mera anécdota.

 

Así fue, bien pronto me desperté y me dirigí hacia la zona donde supuestamente debían estar los osos, solo encontré muchas cabras montesas que campaban a sus anchas por los peñones que rodeaban el monasterio.

 

Desayunamos y nos despedimos de los Suizos, nuestra ruta se dirigía a otro icono de Armenia, bueno en realidad de Turquía ya que el monte Ararat fue robado por los Turcos durante la sangrante ocupación otomana.

 

Para ver info de la ruta ver aquí

 

Terreno:

 

Salimos del camping por carretera muy circulada y asfaltada hasta Areni, a partir de aquí preparaos para apretar, rampas de hasta el 25%, siempre por asfalto.

 

Cuidado si seguís el track porqué el regalito que nos espera bajando hasta el monasterio es de los que se recuerdan. Mucho cuidado si no llevamos cubiertas anti pinchazo.

 

Donde dormir:

 

Podemos pedir a los monjes que nos dejen acampar junto al monasterio, no hay problema.

Cuidado con los osos que por las mañanas bajan a buscar comida... 

 

Destacados:

 

Todo, etapa épica, preciosa, panorámica... con llegada a lugar increíble. Súper recomendable.

 

ver siguiente post: Khor Virap y Monte Ararat

 

 

Please reload

Recent Posts

September 7, 2019

August 26, 2019

Please reload

Archive

Please reload

Tags

Please reload